DE CUANDO ME ENAMORÉ DE LAS BODAS Y YA NO PUDE DEJARLO

He caminado dos veces hacia el altar; Mi primera vez, muy tímida, nerviosa y fascinada con toda la elegancia que veía a mí alrededor. Mi segunda vez, muy venida arriba, exultante y agradecida con toda la felicidad que recibía a...