HACIENDA: ¿INVITADA NO DESEADA EN TU BODA?

5 CLAVES PARA ENTENDER NUESTRAS OBLIGACIONES FISCALES

En el post de hoy vamos a tratar un tema caliente que varias de vosotras me habéis contactado para aclarar. Cuáles son las obligaciones fiscales que debemos de tener en uenta en nuestra boda.

Hacienda y las bodas ¿qué debéis de tener en cuenta?

Ha surgido un gran revuelo al saber que en Asturias, se estaban presentando inspectores de Hacienda en casa de novios para solicitarles las facturas de su boda y saber si habían tributado por los regalos recibidos.

Dicho así, te puedes imaginar que vas a encontrarte en tu puerta con un señor que viene principalmente a arruinarte las intenciones de casarte o el bonito recuerdo de tu boda y a ponerte una multa a la mínima.

Es normal que haya saltado todas las alarmas y las parejas estéis un poco perdidas en este punto. De todos modos, no es un tema nuevo y Hacienda siempre ha estado presente en regular sectores en los que se mueven grandes cifras, como es este caso.

Ya es bastante farragoso organizar una boda, elegir todo lo que va a pasar en ella y coordinar a invitados y proveedores, como para que encima tengáis que andar pensando cuáles son la implicaciones fiscales al organizar vuestra boda.

¿Queréis primero la buena o la mala noticia? Mejor acabar siempre con un buen sabor de boca.

La mala noticia es que desde siempre Hacienda se ha interesado por el sector nupcial. Es normal, es un sector grande, con muchos tipos de servicios asociados y que mueve grandes cifras al cabo del año.

La buena noticia es que el principal objetivo de Hacienda es reglar y velar por que todos los proveedores implicados en una boda, estén al tanto de sus obligaciones fiscales. Así que no van tanto a por los novios, sino a que la pareja se preocupe de que en vuestra boda se haga todo lo más “legal” posible.

Hay muchas veces que las parejas no saben que deben de estar al corriente de sus obligaciones con la Agencia Tributaria. Pero lamentablemente, el no saberlo, no te exime de estar incumpliendo la Ley.

He profundizado en el tema con expertos en la materia y aquí os traigo algo de buena información para que podáis arrojar luz a todas vuestras dudas.

Os interesa, ¿verdad? Pues seguid leyendo.

Como Wedding Planner profesional, siempre les doy a mis parejas la misma recomendación inicial.

Si te rodeas de profesionales, tu vida va a ser mucho mejor y mucho más tranquila.

1.- TRABAJA SIEMPRE CON PROFESIONALES

El principal objetivo de la Agencia Tributaria al poner el foco en el mundo bodas es evitar que haya connivencia entre clientes y proveedores para no pagar el IVA ni declarar actividades profesionales.

Connivencia significa ponerse de mutuo acuerdo, o sea que tanto la pareja como el proveedor acuerdan incumplir una obligación fiscal.

Y mucho cuidado porque en este punto la sanción prevista por incumplir esta obligación puede imponerse a cualquiera de los dos, que ambos están de acuerdo y participan, tanto el que paga como el que cobra.

Puede haber tentación por vuestra parte en pedir que os facturen sin IVA o pagar en “negro”, sobre todo en aquellos casos en los que no superen los 1.000 euros, pero tened en cuenta que os arriesgáis a una sanción del 25% del importe pagado. Y si empiezan a tirar de un proveedor, de otro, etc etc, os puede salir la tentación muy cara. Podéis consultar toda la información en la página de la Agencia Tributaria.

Por esto, lo mejor es siempre trabajar con profesionales que os hagan su correspondiente factura con IVA, que estén al tanto de sus obligaciones fiscales y que además, cumplan con toda la normativa de seguridad al realizar su trabajo.

A vosotros os va a beneficiar siempre.

Si tenéis una factura, estaréis cubiertos en caso de incumplimiento o mal cumplimiento por parte del proveedor. Tendréis siempre el derecho de reclamar y además, estaréis cumpliendo con vuestras obligaciones fiscales.

Por tanto todo, hasta el más mínimo detalle de vuestra boda, procurad que lleve una factura asociada.

2.- LLEVAD UN CONTEO DE TODOS LOS PAGOS REALIZADOS

Contar con una Wedding Planner es una buena idea también a este nivel, ya que se encargará de elaborar para vosotros un presupuesto detallado y de tener herramientas  de control de vuestro presupuesto y pagos.

Entre otras ventajas, llevará el control de las facturas, sabréis en cada momento los pagos que ya se han realizado a los proveedores, que partes quedan pendientes por realizar, fechas límites para hacerlos y tener rápidamente un cómputo global de todos los gastos vinculados a la boda, hasta el detalle más pequeño e insignificante.

En mi caso, también llevo el control de mis parejas en los posibles  ingresos que van a recibir y esto último es muy útil porque aquí Hacienda sí puede solicitaros la información de los regalos recibidos con carácter económico y si debéis de pagar a Hacienda por ellos. Más adelante lo explicaremos en detalle.

3.- GUARDAD TODAS LAS FACTURAS

Este es uno de los principales puntos por los que la Agencia Tributaria se está poniendo en contacto con las parejas que van a casarse o se han casado ya.

Hacienda, puede solicitar vuestra colaboración para comprobar las actividades de vuestros proveedores y si estos están al día en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales.

Por eso, os pueden solicitar las facturas de sus servicios como parte de una investigación.

Guardad todas las facturas hasta cuatro años después de vuestra boda.

Y voy más allá, os recomiendo que guardéis no sólo las facturas, sino también los contratos firmados, los presupuestos, los correos, los justificantes de pago ya lo hayáis realizado vía transferencia, tarjeta de débito o crédito, Internet, PayPal, o en mano.

Si vais a realizar un pago único superior a 2.500 euros, os recomiendo hacerlo siempre vía transferencia o tarjeta para poder “dejar huella” y alejaros del efectivo que no podáis demostrar.

4.- Y SI SE PRESENTAN, COLABORAD

Lo ideal es que si llega el caso de que la Agencia Tributaria se ponga en contacto con vosotros, lo mejor es colaborar.

Ya hemos visto que, probablemente, estén investigando a alguno de vuestros proveedores, no a vosotros. Así que la postura más inteligente es colaborar y darles toda la información que os estén solicitando y tengáis a mano.

5.- ¿Y LOS REGALOS DE BODAS?

Esta es la parte que afecta más directamente a las parejas que se casen y sobre la que más dudas hay con respecto a las obligaciones fiscales que tenemos que cumplir cuando recibimos regalo en dinero efectivo.

La respuesta de si debemos tributar a Hacienda autonómica si recibimos como regalo una aportación de dinero en efecto es Sí.

Sí debemos de tributar a través del impuesto de donaciones. El impuesto está bonificado de padres a hijos pero no entre otro tipo de familiares o amigos.

El periodo que tenemos para liquidar este pago es de 30 días.

Ahora bien, en una boda media, las aportaciones son tan “pequeñas” que es muy difícil que un inspector de Hacienda se persone reclamando el pago de este impuesto.

En caso de que la donación sea muy elevada, sí se debe de poner el ojo en cumplir todas las obligaciones porque seguramente la Agencia Tributaria sí se interese por nuestros suculentos regalos.

Espero que os haya servido de utilidad para despejar algunas dudas en torno a este tema.

Cuéntame, ¿Qué os han parecido?.

Me encantaría escuchar vuestras opiniones. Podéis dejarlas abajo en la sección de comentarios para que las leamos.

Y si quieres estar al día en todas las tendencias en bodas y no perderte nada de lo que esté pasando en el mundo, suscribiros a nuestra newsletter. Será esa que estaréis esperando con ganas de abrir ¡cada semana!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *